Martes 20 de Octubre de 2020

Hoy es Martes 20 de Octubre de 2020 y son las 05:21 PUBLICITE EN FM AMANECER y EN ESTE PORTAL INFORMATIVO – Solicite promotor publicitario al 02392-15404730 o pida presupuesto enviando un mail a fmamanecer3l@gmail.com

  • 9.9º
  • Parcialmente nublado

ACTUALIDAD

3 de mayo de 2014

“SOMOS UNA FAMILIA GRANDE DISTRIBUIDA EN LA REPÚBLICA ARGENTINA”

El treslomense Héctor Moita es ex combatiente de Malvinas, y estaba en el Crucero General Belgrano al momento de su hundimiento. Por ello, y con motivo que el 2 de mayo se conmemoró un nuevo aniversario del hundimiento, dialogamos con él en “Rebelión en la Granja”.
“Ayer estuve en Punta Alta, en la base de Puerto Belgrano, en el acto que siempre se hace, y a la tarde fuimos a La Pampa. Son días muy especiales, recordamos a los compañeros caídos, los momentos vividos. Nos juntamos, el 2 de abril y el 2 de mayo son fechas muy especiales”, contó.
E hizo referencia al 2 de mayo de 1982. “Yo estaba haciendo el servicio militar, al momento de ser torpedeados era mozo, estaba haciendo café, el barco queda inclinado hacia un costado, se me cayó el café encima. Tuvimos que esperar para la evacuación, cada cual tiene su puesto, cuando vieron que no se podía salvar el comandante dio la orden de abandonar el barco. Nunca imaginamos que podían atacar en esa zona, fuera de la zona de exclusión”.
Recuerda todo de ese día. “Fue duro, hubo que tirar las balsas y poner en práctica lo que nos habían explicado. Todo mar y cielo, qué hacemos…. Nos tiramos a la balsa. No podíamos creer lo que vivíamos. 770 volvimos, 323 quedaron lamentablemente. En mi caso, estuve 36 horas en la balsa, se hablaba de 20 grados bajo cero, éramos jóvenes, por eso subsistimos. Aguantamos el frío. Nos rescató otro barco argentino”.
Consultado respecto de si en la actualidad se trata mejor desde el estado a los ex combatientes, fue muy claro. “Sí, estamos mejor. Sin ninguna ideología política, desde el gobierno de Kirchner hacia delante, han acomodado las cosas. Nos dio una buena pensión, nacional y provincial, asistencia médica para las familias, que era lo que queríamos. Y nos abrieron puertas para trabajar. La mayoría pudimos entrar a trabajar en las escuelas secundarias. Estoy de portero en un colegio secundario de Bonifacio, Moita, en las horas libres, para que les cuente lo ocurrido”.
Por último, habló de la camaradería que quedó entre los ex combatientes. “Hay mucha unión, nos movemos mucho por el país, para reuniones, eventos. Esos amigos no se pierden más. Somos una familia grande, distribuida en la República Argentina”.


COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios